El perdón en tu relación de pareja

Una de las cosas más liberadoras para una persona es el perdón. Muchas veces parece una actitud imposible de realizar, porque en ocasiones pensamos que el daño que nos han hecho es muy grande. Sin embargo, el perdón puede rescatarnos de una prisión mental que nos estanca e incluso puede resultar tóxica a nivel físico.

Cuando perdonamos, estamos permitiendo nuestra propia sanación, e impide que nos aferremos a ideas dolorosas que no nos permiten crecer. Sin perdón acumulamos muchas cosas producto del proceso de juzgar a nuestra pareja o juzgar las situaciones por las que atravesamos. El perdón es un proceso continuo que nos va limpiando de la pesada carga del juicio constante que hacemos cuando la realidad no coincide con la imagen mental que hemos creado. En este artículo hablaremos de la importancia del perdón como una forma de fortalecer nuestra relación de pareja.

No es poco frecuente que las parejas tengan conflictos serios y que estos no hayan sido resueltos nunca. O al menos en gran parte. Esto provoca a veces años de rencor, donde nuestra mente crea historias donde hemos sido víctimas de injusticias inaceptables. Por supuesto que los razonamientos que podamos hacer tienen una lógica impecable y parecen totalmente pertinentes. Entonces hemos caído en la trampa del resentimiento.

En otras ocasiones las parejas dicen perdonarse, pero cuando surgen los problemas, sacan a relucir viejas heridas que indican que en realidad nunca perdonaron. Esto ocurre porque a veces nuestra mente está más preocupada de defender un falso sentido del ser, y no puede ver con claridad que en realidad nada de lo que somos realmente se ve disminuido por la acción de otra persona. Perdonar puede ser visto también como pasar por alto el daño. Pero, ¿a qué daño nos referimos? Al daño que sufre ese falso sentido del ser, un conjunto de pensamientos rancios que nos impiden disfrutar de la vida en pareja.

**REPORTE GRATUITO “Los Tres Pilares que construyen una Relación de Pareja Exitosa Haz clic aquí y Descargalo Ahora <==

Si quieres llegar a un nivel de conexión con tu pareja más profundo, entonces tienes que aprender a perdonar y también a perdonarte. Es necesario para esto, que tengas la suficiente claridad para saber si has eximido sinceramente a tu pareja por alguna razón que tú consideres agraviante. Con la práctica del perdón te podrás dar cuenta que no es importante lo que tú hayas hecho, o lo que tu pareja te haya hecho. El problema radica en nuestro juicio sobre lo que consideramos como malo, malintencionado o erróneo. Nuestro juicio sobre aquello es lo que debemos perdonar.

Perdonar debería ser tan simple como decir “te perdono”, aunque sea en nuestro fuero interno. Luego, decir “Me perdono” resulta igual de importante. No requiere realmente de esfuerzo. Si percibimos que necesitamos esforzarnos por perdonar, entonces no estamos en la vía correcta. El perdón se produce espontáneamente, porque no viene del pensamiento condicionado. Si sientes que el perdón es algo imposible para ti, entonces te recomiendo que te examines interiormente. Intenta tomar consciencia de los pensamientos que producen tu rencor y la sensación que te producen a nivel emocional y físico. Tal vez entonces puedas ver con claridad la estructura mental que sustenta tus viejas ideas y que te impiden evolucionar.

No es necesario que te hayan hecho algo grave para perdonar. Siempre lo podemos hacer, y nos sentiremos más livianos. También he atravesado momentos donde siento que no perdonar es imposible. Sin embargo, siempre podemos ver más allá de esa ceguera temporal, y vislumbrar que en el perdón existe verdadera liberación.

 
Roberto Doussang
Escritor del Reporte:
“Los Tres Pilares que construyen una Relación de Pareja Exitosa”

About these ads

6 comentarios en “El perdón en tu relación de pareja

  1. Me gusta mucho tu artículo.
    Y me gustaría añadir que, para mí, hay una diferencia entre perdón y sanación.
    El perdón es lo que describes. La sanación se produce cuando “hacemos planes juntos” :
    cuando la herida nos sirve para conocernos más, para darnos cuenta de lo que verdaderamente ha ocurrido (por ejemplo, aclarando el malentendido) y decidiendo que es lo que vamos a hacer, a partir de ahora, juntos.
    En ese momento, el perdón ha sido “superado” por la sanación.
    Un abrazo

  2. Hola me gustaría saber más del tema porque en mi relación existe una crisis producto de los celos sin fundamento que mi pareja siente. Aunque ya llevamos algunos meses tratando de continuar en la relación, mi pareja se siente traicionado, lo que a provocado en mi no sólo confusión y dolor si no también rencor por su desconfianza y acusaciones. Ninguno de los dos sabemos perdonar, aunque nos amamos, esta crisis tan dolorosa esta creando conflictos constantes en la relación.
    ¿Existe algún tipo de ayuda o ejercicios para que personalmente y como pareja podamos pasar del dolor y el rencor a la confianza y la comunicación.?

    • Hola María!
      Lo que te sucede en la relación de pareja es uno de los problemas más comunes. Ten en cuenta que siempre en ultima instancia, el perdón es un viaje personal. Existen ejercicios, o “técnicas”,pero no son mágicas o pasos rígidos que aseguran el éxito.
      El perdón siempre parte de la paz interior. Para poder acceder a esa paz interior, tienes que cultivar una serie de hábitos. Puedes encontrar mas información al respecto en este mismo blog.
      Pronto lanzare un nuevo sitio con mas novedades.

      Un abrazo,
      Roberto

      • Hola, Maria.
        Para llegar al perdón, yo pienso que primero teneis que realizar un gran trabajo de comunicación.
        Ese problema, como muchos otros, es el resultado de una falta de entendimiento entre vosotros. No entendeis lo que el otro está sintiendo, lo que vive y sufre, y seguramente estaréis los dos “a la defensiva” intentando demostrar que teneis razón (y ciertamente, desde el punto de vista de cada uno, seguro que es así).
        Necesitais “escucharos”.
        Yo os propongo que cada uno coja una libreta (porque en la conversación “directa” ya lo habeis intentado y os lleva a la discusión) y conteste, tranquilamente, unas preguntas.
        Él, que conteste “¿Como me siento cuando me parece que te puedo perder? ¿Qué pienso? ¿Como actúo, movido por mis sentimientos y pensamientos? ¿Que creo que puedo hacer en vez de esto, que daña nuestra relación”.
        Tú, contesta “¿Como me siento cuando me parece que me acusas de no ser responsable respecto a nuestra relación? ¿Qué pienso? ¿Como actúo, movida por mis sentimientos y pensamientos? ¿Que creo que puedo hacer en vez de esto, que daña nuestra relación”.
        (Porque es evidente que lo que haceis AMBOS está dañando vuestra relación)
        Después, intercambiais las libretas e intentais leer “escuchando” al otro, intentando entender lo que experimentaríais si vivieseis la vida como el otro lo está haciendo.
        Y, desde luego, esto solo ocurrirá si ambos lo decidís hacer.
        Suerte.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s